La Psoriasis es una enfermedad inflamatoria, crónica, multifactorial y sistémica, hoy considerada también autoinmune. No es contagiosa y puede manifestarse a cualquier edad, tanto en hombres como en mujeres.

 

Tiene una asociación importante con el síndrome metabólico (obesidad, alteraciones en el colesterol, hipertensión, insulinoresistencia) lo que predispone a serios eventos cardiovasculares.


Las lesiones más habituales son enrojecimiento y escamas, que aparecen en diversos sectores de la piel y con distinta extensión; otro lugar son las uñas: engrosadas, manchadas, o con hoyuelos. También puede comprometer las articulaciones y producir dolor e inflamación, pudiendo lesionarlas de manera permanente y producir discapacidad.

El paciente con psoriasis tiene un deterioro en su calidad de vida por el impacto psicológico, social y laboral que le genera su condición dermatológica.

Sobre una predisposición genética, actúan desencadenantes como: stress, desequilibrios emocionales, infecciones, medicamentos, traumatismos en la piel (rascado, heridas, tatuajes, piercing, etc.). El alcohol, el tabaco y la obesidad empeoran el curso de la enfermedad.

Beneficios de la consulta a tiempo y el tratamiento correcto

  • Mejora la calidad de vida
  • Controla la expresión de las lesiones y síntomas
  • Evita progresión de la enfermedad
  • Permite diagnosticar precozmente compromiso articular

Existen distintos tratamientos y cada paciente debe ser tratado en forma individual, guiado por un equipo multidisciplinario.

Los esperamos!!!

Dra. Erika Senoff
Médica Cirujana
Dermatóloga
Diplomada en Dermatología Oncológica

M.P. 32.593 – M.E. 15.906
Dra. Carla Maldini
Médica
Especialista en Medicina Interna
Especialista en Reumatología

M.P. 37.568 – M.E. 19.170