Para entrar a un sistema nutricional competente es imprescindible reducir un poco lo que comemos a diario. Ejemplos: si en el desayuno consumo 3 tostadas desde hoy comeré 2, si en el almuerzo incluyo una porción abundante de puré de papa a partir de hoy reduciré a la mitad, con estos mínimos cambios ya iniciamos una dieta y  comenzamos a entrenarnos en un nuevo estilo nutricional.

Comer despacio ejercitando una buena masticación es la base de una adecuada digestión , por otra parte si comemos rápido y parados perdemos el control de los alimentos que ingerimos, lo contrario ocurre si masticamos cada bocado por lo menos 15 a 20 veces en un ambiente tranquilo y sentados.

La estrategia no es solo reducir la porción sino aumentar la cantidad y variedad de alimentos considerados saludables.