La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad crónica muchas veces asociada con múltiples complicaciones que pueden afectan la calidad de vida del paciente y de su entorno.

Es muy frecuente que la diabetes se diagnostique de manera tardía e incluso recién con la aparición de las complicaciones: en la vista, el riñón, el corazón, el cerebro, las piernas. Se conoce que en el desarrollo de dichas complicaciones influyen no sólo el inadecuado control de las glucemias (o azúcar en sangre), sino también la falta de control de  enfermedades asociadas como la hipertensión arterial y dislipidemia (grasas altas en sangre).

A pesar de esto, se demostró mediante grandes estudios que sólo el 52% de los pacientes con diabetes logra un adecuado control de su enfermedad, mientras que el 51% logra tener buenos controles de tensión arterial y el 56% de lípidos. Pero si se tienen en cuenta los 3 criterios juntos, sólo el 19% de los pacientes logra alcanzar los objetivos… Es decir, que el 81% de los pacientes con diabetes se encuentran de alguna manera más expuestos a hacer complicaciones. Es por ello, que resulta fundamental el enfoque hacia la prevención.

Algunas situaciones son de alto riesgo para el desarrollo de diabetes: la glucemia alterada en ayunas y la intolerancia a la glucosa que son verdaderos estadios de “pre diabetes” en el laboratorio, el sobrepeso, la obesidad yel sedentarismo. Todas son potencialmente reversibles, desapareciendo así su influencia negativa sobre esta enfermedad.

Existen múltiples estudios en diferentes poblaciones en quienes se evaluó la influencia sobre la prevención de diabetes tipo 2 realizando cambios en el estilo de vida, que incluyen una alimentación saludable (guiada por nutricionista), acompañada de actividad física aeróbica regular, supervisada, progresiva e individualizada (≥150 minutos/semana) y disminución del peso corporal del 7%, en un marco de seguimiento periódico por un equipo multidiciplinario. Mediante la implementación de estas pautas se logró una reducción de la incidencia de diabetes del 58%.

Que importante es llevar entonces un estilo de vida saludable!

Sigamos un poco mas…

También se demostró la efectividad de ciertos medicamentos tales como la metformina, rosiglitazona, pioglitazona, acarbose y orlistat, como así también el beneficio de la cirugía baríatrica, en la prevención y reducción de nuevos casos de diabetes tipo 2.

Una mención especial merecen las mujeres que durante el embarazo desarrollaron diabetes gestacional y quienes deben ser alertadas para realizarse controles médicos periódicos para evitar un posterior desarrollo de diabetes tipo 2; y los niños con sobrepeso y obesidad, situación que lamentablemente es cada día más frecuente.

En conclusión, la diabetes tipo 2 SI puede prevenirse ytodos los esfuerzos deben ir direccionados a alentar a llevar una vida saludable y proteger a futuras generaciones.

Por Área de Diabetes del Instituto Modelo de Cardiología Privado

Dr Marcial Angos. Dra Andrea Steinacher. Dra Carolina Bertola