[vc_row][vc_column][vc_column_text]

César Serra fue legislador provincial entre 2007 y 2011. Lo mejor que le sucedió en esa experiencia –dice– fue la finalización.

“Cuando cumplí 50 años como médico, me sentí libre para aceptar el asedio de Luisito Juez, a quien no conocía pero que, me parecía, ofrecía una alternativa nueva y limpia al peronismo y al radicalismo”, explica el cardiólogo. “Pero la política terminó decepcionándome y comprendí que es una cosa bastante utópica, donde la mayoría transita por un lecho de rosas y la minoría no existe, es una farsa”, razona.

Reconoce que con su incursión en el arte de lo posible puso en peligro la sociedad en el IMC, “lo que hubiese sido lamentable”. Como legislador, entre otras cosas, impulsó la creación de un hogar de día para la atención de personas con Alzheimer. “Los familiares de pacientes viven un calvario y el proyecto tendía a darle una mano para hacerles más soportable la carga”, fundamenta. La iniciativa terminó en un bibliorato de comisión durmiendo el sueño de los justos.

Ahora trabaja, sin descanso, en la creación del Departamento de la Enfermedad Coronaria de la Mujer, en el ámbito de su IMC. “Un día me planteé cuánto podría quedarme de vida, sea vivo o postrado. La respuesta fue que no tenía sentido llevarme a la tumba los 12 años que llevo en el tema. Así surgió este proyecto”, concluye.

* Prof. Dr. César Serra
Nota publicada en el Diario “La Voz del Interior” (Martes 24 de abril/2012)

[dt_divider style=»thick» /]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]