[vc_row][vc_column][vc_column_text]Las vacunas son la introducción, en el organismo, por distintas vías, de microorganismos -virus o bacterias- toxoides, vivos o atenuados que, una vez allí, provocan la producción de anticuerpos. Son los responsables de defendernos ante la agresión de dichos agentes que producirían enfermedades y alteraciones a nuestra salud; de esta manera evitamos enfermarnos.

Así, la vacunación es la verdadera prevención ante posibles enfermedades; por lo tanto, muchas patologías son prevenibles con una correcta inmunización activa producida por las vacunas.

El Estado, por medio de los organismos de salud pública, incentiva la colocación de las vacunas, en forma gratuita y obligatoria a través del Plan Nacional de Vacunación Oficial que, este año 2011, presenta una serie de modificaciones con el fin de no perder oportunidades y mejorar así la cobertura, no sólo en la niñez, sino también en la adolescencia, los adultos mayores y las mujeres embarazadas.

En Córdoba Capital, los lugares de vacunación se encuentran en los centros de salud de la Municipalidad, Hospital Infantil Municipal, Hospital de Niños, Hospital Neonatal, Hospital Pediátrico, área de Medicina Preventiva y otros centros de salud provinciales, como así también en aquellos centros privados que cuentan con vacunatorios.

A pesar de los numerosos lugares gratuitos que hemos citado, hay niños que no cuentan con un carné completo de vacunación, sea por negligencia de los padres, impericia o ideología, entre otras causas.

En el Plan de Vacunación Obligatorio, se debe aplicar la vacuna antigripal en niños de seis meses a dos años de vida, pudiendo extenderse a mayores de 65 años, embarazadas, personas con factores de riesgo y personal de los equipos de salud, en forma anual. En personas mayores se aconseja acompañarla con la vacuna antineumocócica cada cinco años, a fin de evitar complicaciones bacterianas, como la neumonía.

Es necesario aclarar que existen contraindicaciones falsas en el tema de la vacunación; por eso es mejor enumerar las indicaciones precisas y romper con el mito cultural aún vigente:

    1. Un niño que padece una enfermedad banal como faringitis, laringitis, rinitis, otitis, incluso febril, puede ser vacunado.
    2. Un niño puede ser inmunizado aún si está tomando antibióticos, descongestivos, antianémicos, etc.; también si le están administrando corticoides, por un breve lapso.
    3. Todas las vacunas existentes pueden ser colocadas en forma simultánea, teniendo en cuenta, simplemente, que deben ponerse en distintas partes del cuerpo y priorizando aquellas que ya vienen asociadas.
    4. Un niño pre-término también puede se vacunado sin ningún riesgo, teniendo en cuenta su edad cronológica y con el mismo esquema del recién nacido normal a término. El bajo peso al nacer se rige por igual concepto.
    5. Si un esquema de vacunación es interrumpido por cualquier razón, hay que recomenzarlo volviendo a programar las siguientes dosis y recordando que nunca pierde efectividad una dosis anterior.
    6. Las convulsiones febriles no contraindican la vacunación.

Calendario de Vacunación

De 0 a 12 meses:

De 18 meses a 16 años:

Adultos:

Vacunación antigripal: grupos de riesgo

* Dr. Daniel Gacitúa Quadri
Médico Pediatra del Instituto Modelo de Cardiología (IMC)
Jefe del Dpto. de Pediatría del Hospital Infantil Municipal
Nota publicada en la revista «Colores» (mayo 2011)[dt_divider style=»thick» /]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]